Coopeservidores

14 November 2017

Estrategia Nacional de Reciclaje 

 

Pablo Rojas W.

Director de la Dimensión Ambiental

Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED)

 

Durante muchos años, nos acostumbramos a vivir en un contexto donde nuestra responsabilidad como generadores de residuos terminaba cuando sacábamos la bolsa de la basura y pasaba el camión recolector.

¿Qué sucedía después con esos materiales? ¿Dónde iban a parar? Por lo general no nos preocupábamos por buscar respuestas a estas preguntas. El tiempo se encargó de demostrar que este paradigma lineal, basado en una cultura de consumo, usar y tirar no era sostenible en el tiempo y debíamos replantearnos el asunto.

En 2010 se aprobó en Costa Rica la Ley de Gestión Integral de Residuos (No. 8839), la cual pretende atacar este modelo insostenible y buscar soluciones integrales a la problemática de los residuos sólidos (tradicionalmente llamados “basura”, de manera errónea por cierto).

Es importante entender que todos los actores de la sociedad, pasando por las instituciones públicas, empresas privadas, sistema educativo y sociedad civil tenemos nuestro grado de responsabilidad y por ende jugamos un rol en la búsqueda e implementación de soluciones.

Una gestión integral de residuos debe por supuesto fortalecer la función municipal, pero ésta no debe ser la única institución responsable. Es fundamental la participación ciudadana por medio de procesos inclusivos, y se deben también incorporar nuevas tecnologías que brinden soluciones innovadoras. La educación, principalmente de niñas, niños y jóvenes resulta de suma importancia porque son las nuevas generaciones las que pasarán a tomar roles de liderazgo.

Desde el punto de vista productivo y regulatorio, hemos entendido también que continuar exclusivamente con los roles más tradicionales de los actores (un sector público regulador y fiscalizador versus un sector privado que solo busque rentabilidad y negocio) tampoco nos lleva a un feliz término. Cada día se demuestra que el enfoque debe ir direccionado a la promoción y fortalecimiento de alianzas público privadas, donde se potencien las fortalezas de ambos sectores.

 

En este contexto nace la Estrategia Nacional de Separación, Recuperación y Valorización de Residuos (o, en su “nombre corto”, Estrategia Nacional de Reciclaje), como un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Salud (como ente rector en el tema de residuos sólidos), el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE, como entidad técnica especializada en temas ambientales) y la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED, como alianza empresarial y representante de un sector privado articulado y comprometido).

Desde su concepción, fuimos claros que la estrategia no buscaba invisibilizar esfuerzos e iniciativas que ya se venían dando desde diferentes sectores sociales: a la fecha de su creación, ya existían municipalidades realizando proyectos importantes en recolección separada de residuos, había campañas del sector privado movilizando cantidades significativas de materiales y aportando a la sostenibilidad del país, entre otros. Sin embargo, también se detectó una falta de homologación y sistematización de estos esfuerzos, punto en el cual la estrategia ha pretendido servir de eje coordinador. De esta forma, la estrategia ha buscado facilitar la comunicación y la organización del sistema de reciclaje a nivel nacional, mediante un sistema práctico para ser implementado por el sector empresarial, público y domiciliar.

La estrategia establece un formato de separación, homologando los colores en los que deben colocarse los materiales. Además, se debe respetar el orden de los contenedores con el fin de ser inclusivos con las personas no videntes. Es importante señalar que si actualmente contamos con contenedores blancos o de colores distintos a los detallados en la estrategia, no pretendemos que se descarten los mismos (¡produciendo a su vez más residuos!). Para estos casos, existen calcomanías que se pueden descargar de manera gratuita, imprimir y colocar en dichos recipientes, y seguirlos utilizando de acuerdo con la estrategia

 

Con el fin de ampliar la divulgación a más actores y seguir sumando aliados, este 2017 se ha realizado un esfuerzo importante de comunicación. Para ello, hemos elegido el slogan “Tan fácil como…”, recurriendo a variantes según lo requiera la ocasión: “Tan fácil como separar”, “Tan fácil como reciclar”, y así sucesivamente.

Para conocer más sobre esta estrategia los invitamos a visitar la página web http://www.tanfacilcomo.go.cr/ y el perfil de Facebook: https://www.facebook.com/TanFacilComo/.

¡Es tan fácil como querer sumarse al cambio!